En este mismo momento se está desarrollando una batalla silenciosa en todos los hospitales del mundo: la guerra contra los gérmenes.

Click here to read the English text

 

Tanto para el bien de los pacientes como para el del personal del hospital, los gérmenes deben ser destruidos con el fin de prevenir la propagación de infecciones. Un ejemplo importante de esto es la lucha contra las infecciones asociadas a la atención en salud (IAAS), infecciones que los pacientes del hospital obtienen como resultado de su estadía en el mismo hospital. Ya sea que se deba a equipos contaminados, instrumentos quirúrgicos o a higiene incorrecta del personal.

Cada hospital debe tener un plan de batalla para prevenir la propagación de las IAAS. La estrategia de la guerra de gérmenes del hospital consiste en tres procesos, realizados en el siguiente orden: limpieza, desinfección, y finalmente, esterilización. Veamos estos puntos uno por uno, pasando de la forma más débil de matar los gérmenes (limpieza) a las más fuerte (esterilización).

Primer golpe: la limpieza

Cuando usamos el término "limpieza", nos referimos a la eliminación de toda la suciedad, polvo u otros materiales extraños visibles. Esto significa que un equipo que se ha limpiado a mano con jabón/detergente y agua está libre de todos los residuos físicos y químicos y está libre de la mayoría de los microorganismos.

El objetivo de la limpieza es reducir la carga biológica. La carga biológica (o contaminación inicial) se refiere a la población de organismos viables sobre un material, un instrumento, un producto o un paquete. Dependiendo de dónde y cómo se utilizará el artículo, la limpieza puede ser suficiente para reducir la carga biológica, aunque para la mayoría de los otros tipos de equipo médico, la limpieza es solamente el primer paso, que será seguida bien por la desinfección o la desinfección seguida después por la esterilización. En otras palabras, la limpieza es siempre el primer paso en la posterior desinfección y esterilización de un equipo.

Hay cinco razones principales por las que la limpieza de todo el equipo médico es tan crucial:

  1. Se elimina toda la sangre, pus, suciedad o partículas extrañas que quedan en los equipos y pueden causar complicaciones peligrosas a la próxima persona a ser operada utilizando ese instrumento.
  2. Reduce la carga biológica.
  3. Le quita el caldo de cultivo a los gérmenes sobrevivientes.
  4. Impide la corrosión de herramientas caras de alta precisión, con bisagras y pivotes delicados.
  5. Garantiza la transferencia segura del equipo a ser embalado para su desinfección o su esterilización.

Preventing the Spread of Infection in Hospitals

Limpieza manual con cepillo (izquierda) y limpieza de instrumentos huecos con pistola pulverizadora (derecha)

Segundo golpe: desinfección

Cuando usamos el término desinfección, nos referimos a la destrucción de todos los microorganismos vegetativos (vivos), sin necesariamente matar todas las esporas bacterianas, una forma de bacteria difícil de aniquilar, que existe en una especie de estado de hibernación que puede resistir distintas condiciones Algunos de los tipos de esporas bacterianas son muy peligrosos, por ejemplo, el ántrax y el tétano. Con el fin de eliminar todos los microorganismos, incluidas las esporas bacterianas, debemos llevar a cabo la esterilización (ver la siguiente sección).

Las habitaciones del hospital pueden ser desinfectados con productos químicos, mientras que el equipo médico se coloca dentro de una lavadora automática (piense en un lavaplatos para instrumentos en vez de para platos). Elementos que entran en contacto con los líquidos corporales o las heces, tales como bacinillas y urinarios, necesitan ser desinfectados en una máquina "lavadora desinfectadora". Pero la gran mayoría de los equipos médicos requerirán la desinfección y luego la esterilización.

Una aclaración sobre los términos desinfección y descontaminación: en gran parte de la industria médica, los términos descontaminación y desinfección se utilizan indistintamente. El problema con el uso de del término desinfección referido al equipo médico es que el equipo médico, en realidad, en primer lugar, no puede convertirse en infectado; ¡Solamente la gente (o los animales) pueden! ¿Alguna vez has oído hablar de una aguja que tose o de un par de tijeras con fiebre? ¡No! Por desgracia, si bien este término no es estrictamente correcto, es el que se utiliza con mayor frecuencia para describir esta segunda etapa del proceso. Y como si no fuera ya bastante confuso, a veces descontaminación se utiliza como sinónimo de desinfección, aunque suele referirse a todo el "proceso de descontaminación," que es otra manera de nombrar las tres etapas de limpieza, desinfección, y esterilización.

Disinfection of instrument sets in an automatic washer/disinfector

Desinfección de isnstrumental en una lavadora/desinfectadora automática

Golpe final: esterilización

Después de que nuestro equipo haya pasado por los procesos de limpieza y desinfección, está listo para el último y más efectivo proceso de erradicación de gérmenes, la esterilización: la aniquilación de todos los microorganismos, incluidas las esporas bacterianas. La Organización Mundial de la Salud recomienda que todos los instrumentos que puedan entrar en contacto con los líquidos internos del cuerpo deben esterilizarse antes de su uso.

El método más antiguo de esterilización es el fuego, en el que se sostenía el artículo sobre una llama abierta para matar todos los gérmenes. En los tiempos modernos, afortunadamente, hay métodos más avanzados de esterilización, tales como: 

  • calor húmedo
  • calor seco
  • biocidas por gas o productos químicos
  • radiación

Hoy en día el estándar de la industria para la esterilización es el uso de vapor a alta temperatura y presurizado, que mata a todos los microorganismos, en una máquina especializada llamada autoclave. Basados en el modelo de la olla a presión, los autoclaves modernos efectúan distintos ciclos para diferentes tipos de equipos, materiales y líquidos. Vienen en diferentes tamaños, desde las pequeñas máquinas de sobremesa del tamaño de un microondas a las grandes máquinas del tamaño de un elevador hospitalario. Dependiendo de las necesidades del hospital, puede haber uno o varios autoclaves que se usan diariamente para esterilizar todo el equipo utilizado durante las operaciones.

Campo de batalla: La central de esterilización

CSSD Tuttnauer

Imagen de una central de esterilización con un área sucia (melocotón), donde se limpia el equipo, un área limpia (verde), donde se desinfecta el equipo en lavadoras desinfectadoras, y un área estéril (azul), donde el equipo se esteriliza en autoclaves

En cada hospital hay una departamento especial llamado Central de Esterilización, en el que tiene lugar toda la limpieza, la desinfección y la esterilización. La central de esterilización de cada hospital trabaja arduamente para asegurar que una vez que el equipo y los materiales salen del autoclave, permanezcan estériles hasta que se utilicen nuevamente en la sala de operaciones. Existen protocolos específicos que determinan la forma en que los instrumentos deben empaquetarse y manipularse antes y después de pasar por el autoclave, para asegurarse de que los artículos permanezcan estériles y, por lo tanto, no se vuelvan a contaminar.

The Sterile Supply Circle

El ciclo de reprocesamiento de suministros estériles

Una batalla interminable...

Aunque la mayoría de los pacientes del hospital no lo saben, es en la central de esterilización en donde tiene lugar diariamente la batalla interminable contra la propagación de la infección. Enfundados en sus uniformes de combate, guantes descartables, casquillos y máscaras, los técnicos trabajan en la primera línea de defensa, la limpieza, que mata la mayor parte de los microorganismos causantes de enfermedades con jabón y agua. Luego viene la segunda línea de defensa, conocida como la desinfección, que mata a todos los microorganismos vegetativos. Y Finalmente pasamos a la última defensa, la esterilización, que no toma prisioneros. Allí, en el autoclave, se aniquila hasta el último pedacito de microorganismo, incluyendo la obstinada espora bacteriana. Los técnicos de la central de esterilización almacenan cuidadosamente el paquete de instrumentos recién esterilizadas hasta que se los necesite para la próxima operación en el hospital. Misión cumplida.

(Post basado en “la esterilización por vapor de suministros médicos” de Jan Huys. A excepción de la imagen de la central de esterilización, todas las imágenes aparecen con permiso de Huys.)

 

Click here to read the English text